Gabriel García Esquivel.

Derrota Yunes, error de cálculo.

La votación histórica que logró Miguel Ángel Yunes Márquez en su partido, el PAN, a pesar de su derrota es apoteótica, es cierto que, en la historia del panismo veracruzano es el que más votos logró como candidato a gobernador, pero también es real, que, en estrategia es el que cargó con los errores de cálculo de su padre, asesores, casas encuestadoras y amigos que le acompañaron en esa aventura electoral. Desde el comité nacional del PAN; reflexionan que fue el mismo gobernador Yunes Linares y aliados que insistieron en desbaratar la presencia del PRI, logrando desfondar al priismo, pero hicieron lo propicio para que MORENA "creciera naturalmente", sin invertirle mucho, es decir en el mismo escenario, dejaron todo para que el partido fundado por Andrés Manuel López Obrador ganara sin en el más mínimo esfuerzo en Veracruz, porque el triunfo del peje en el país ya estaba escrito.

Apenas en diciembre del 2017, varios priistas estuvieron enviando indirectas al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, advirtiéndole que dejara en paz el tema de corrupción ligado a Javier Duarte y Fidel Herrera, dejar de hundir al PRI y su militancia mediáticamente, pero sobre todo no dejar crecer a MORENA; si es que quería que su hijo ganara la elección, se trataba pues, de una aguda y fría estrategia, condición que ignoró en el poder absoluto, ese que se vive sentado en la silla de gobernante. Miguel Ángel Yunes Márquez tenía todo, como nunca un candidato a la gubernatura por el PAN; programas sociales, alcaldes panistas "operando", aliados de otros partidos, desbandada, un gran juego y presencia en medios, es más, desde el comité nacional, pero sobe todo desde Los PINOS, lo veían como ganador, pero siempre preocupados por el crecimiento silencioso de MORENA y la forma arrogante de seguir desbaratando al priismo veracruzano y sus aliados. El panismo y aliados en la entidad veracruzana se confiaron, después del ridículo que hizo MORENA con el cierre de Cuitláhuac y AMLO en el estadio de fútbol Luis Pirata Fuente en Boca del Río, bastión del PAN, pero sobre todo de los Yunes azules. Los panistas alardeaban, "sino fueron capaces de llenar un cierre de campaña, menos lo harán en las urnas", desde entonces Miguel Ángel Yunes Linares e hijo, pero sobre todo su equipo de campaña, daban como ganada la elección, soltaron prácticamente el proceso para empezar con él festejo, cuando lo más fuerte estaba por venir. Se preocuparon más por los cierres espectaculares en el sur del estado, como en los municipios de Acayucan y Coatzacoalcos, al igual que en el puerto de Veracruz, sin embargo, el daño ya estaba hecho, nadie de ellos lo advirtió, cegados ante la jactancia del triunfalismo en el aire.

A los Yunes les falló estratégicamente desfondar al PRI; pues hizo más débil al derrotado, pero también con otras acciones de percepción no dejar crecer a MORENA, haciendo a este partido político más fuerte; el equilibrio para doblegar a los adversarios se salió de foco.

En la elección pasada Javier Duarte apoyó a MORENA para que creciera, restándole votos al candidato Miguel Ángel Yunes Linares, pero también le falló el cálculo, además de la irritación social, como la que se vive en el Veracruz real, inseguridad, economía local estancada, feminicidios, todos esos problemas cotidianos que vivimos los veracruzanos, donde los últimos tres gobernantes, incluyendo el de los Panistas, no pudieron.

La mejor forma de resumir la derrota de los Yunes en una palabra es: se "confiaron", al grado que la forma de conducirse se hizo altanera, dejando a mucha gente y grupos en regiones excluida y resentida, además de los priistas, que ya sin jefe político aparente, le apostaron el poco capital político a MORENA. Otra falla, que apenas están asimilando es: Cuitláhuac García, gobernador electo de Veracruz, fue un ejemplo de la anti-campaña, su discurso, propuesta, fue opuesta a la expectativa de los veracruzanos, apenas le atinaba al discurso de la corrupción. Sin mayor propuesta, es el candidato a gobernador con más sufragios, pero es también hasta ahora el que logra una legitimidad enorme, así será su responsabilidad, antes de que el desencanto llegue, como viene sucediendo en el pasado reciente. Fidelismo, Duartismo y Yunismo, son historia, ojalá la que está por escribirse si representa cambio real.