Se dice que 

Gabriel García Esquivel

El PRI de Veracruz, esperando la señal

Yunes azules, la lucha sigue...

De momento, en el PRI de Veracruz existe un silencio profundo mientras en el altiplano definen el futuro del partido de cara al nuevo gobierno de MORENA, las condiciones del priismo no sólo requieren terapia intensiva y mayúscula operación cicatriz, también la oportunidad de poder resurgir en medio de una anhelada y esperada renovación de los comités municipales y cuadros con la integración de actores sociales "frescos", pero mientras eso sucede, habrá que esperar a finales de octubre para tener señales claras de quienes o quién tendrá las riendas del PRI en la entidad veracruzana. Se especula que podría ser gente cercana a Erika Ayala, Pepe Yunes e inclusive el actual diputado federal Héctor Yunes Landa, pero también citan a Juan Carlos Molina y Víctor Trujeque. El resto de los grupos aún no mandan señales claras, a pesar de que los Fidelistas y Duartistas empiezan a dejarse ver cuando Miguel Ángel Yunes Linares está por dejar el efímero cargo de dos años con todo y la derrota familiar y de partido. El PRI de Veracruz ya no tendrá a Vía Veracruzana, integrantes de la CROC, CTM, ediles, y organizaciones afines al priismo que en las dos últimas elecciones sus representantes apoyaron al PAN y los Yunes, no se sabe que harán, pero ante la necesidad de recuperar espacios, quizás muchos priistas podrían retornar sin sanción, en el PRI sumirse (disciplinarse) es una cualidad bien bonita e histórica.

El PRI podrá ser aliado de MORENA para poder seguir perturbando al PAN y aliados, pero también podría quedar bajo la sombra del partido fundado por Andrés Manuel López Obrador, sino se aplica.

Para el 2021 en la renovación de alcaldías junto con las diputaciones locales y federales, en la boleta ya no aparecerá Andrés Manuel López Obrador, el partido en el poder, no podrá responder a todo lo prometido en campaña como se está viendo (reducción de costos de gasolina, La Marina y el ejercito seguirán en la calle, ajá, más las que se sumen). No se sabe si ese tiempo sea suficiente para poder recuperar alcaldías y distritos, porque en este 2018, no ganaron el senado, al igual que diputaciones locales y federales en el estado de Veracruz.

Casi al cierre del 2018 en Veracruz habrá nueva dirigencia del PRI, cuando se sepa quienes o quién estará al frente del partido, se podrá comprobar la autorización y la bendición del grupo cerrado del PRI por ahora, a través de Claudia Ruíz Massieu y quienes están detrás de ella para el siguiente paso.

La lucha sigue, para quienes pensaban que los Yunes azules colgaron los tenis tras la derrota reciente a la gubernatura, pues no, están buscando maniobrar para poder quedarse con las riendas del comité estatal del PAN, por ello Carlos Valenzuela, actual diputado federal renunció a la secretaría del comité estatal para buscar la presidencia de este. Se trata del último reducto de los Yunes Linares y Yunes Márquez para poder estar presentes, si logran tal hazaña, tendrán un espacio que les ayudará a tener vigencia y luchar por la nominación para buscar la candidatura a la gubernatura de nuevo. Algunos piensan que sería Miguel Ángel (ex alcalde de Boca Del Río), pero otras voces cercanas a la familia consideran que Fernando desde la presidencia municipal de Veracruz; tendría posibilidades de tener presencia y construir la candidatura. Joaquín Guzmán Avilés, un cacique en la zona norte del estado, secretario de desarrollo rural en el actual gobierno del estado es el otro nombre que figura para la presidencia estatal del PAN, gente cercana a Yunes Linares, quien se supone, rompió relación con el actual gobernador, para hacer un frente común con el equipo político de Enrique Cambranis e ir por la militancia en un frente común para poder recuperar al partido y los espacios perdidos tras el tsunami llamado Andrés Manuel. El tema de Joaquín Guzmán genera confusión, porque no ha mandado ninguna señal de rompimiento con los Yunes, condición que le resta credibilidad al proyecto alterno con los Cambranis. En el PAN también les falta ponerse de acuerdo, no por lo que pueda hacer o dejar de hacer MORENA; sino lo que la sociedad sigue pensando de ellos, por el momento en Veracruz están haciendo lo que más cómodo les resulta, ser oposición.