EL DECIMERO

El Decimero

Por: Juan Antonio

Llegó un hombre al restaurante

y dijo al mesero Gonzalo,

tráeme un caldo de robalo

de esos de Michoacán;

no señor, son de San Juan

le va hasta tronar la nuca

y va a armar una boruca

este robalo es famoso

además de sobaltrozo

rejuvenece a las rucas.

Venga ese caldo muchacho

quiero ver esas virtudes

y ver si mis inquietudes

las calma un robalo macho

y se fue por el caldo Tacho.

Cuando volvía se notó algo

que el mesero con descaro

lo cual molestó al cliente

que a pesar de estar caliente

traía un dedo dentro del caldo.

El doctor me recetó

traerlos constante

metidos en algo caliente

y eso es lo que hacía yo

no es maldad, es curación;

pues de mi asombro no salgo

pero voy a decirte algo

¡mételos allá atrás!

de ahí los tuve que sacar

antes de traer el caldo.