SE DICE QUE 

Gabriel García Esquivel

Se dice que

Gabriel García Esquivel

Vocación democrática del PAN, censurada.

En la entidad veracruzana el panismo debe aprender a ganar no por contraste con el resto de los partidos como le pasó en recientes elecciones, sino porque debe ir de la mano con el momento que vive la sociedad, sin duda la mejor manera de estar cercano a los ciudadanos. Desde que el PAN empezó la alternancia en los municipios, arrasando en las elecciones con liderazgos nuevos, también propició errores que llegaron a su tope con la gubernatura de Miguel Ángel Yunes Linares. El PAN se alejó de su propia militancia, ganaron la elección más importante de la historia reciente, pero perdieron una militancia nacida en el seno ciudadano que creía en su partido, la doctrina y quedaron alejados, muy alejados de su vocación democrática que tanto presumían, pero que sobre todo marcaba la diferencia ante los demás.

Yunes Linares le gana al PRI que olía a corrupción, impunidad, hartazgo, en esa confrontación que hicieron los ciudadanos, el candidato Héctor Yunes no pudo sortear el momento, era un campo extremadamente minado, en medio de otros factores como la traición al partido tricolor.

Con el triunfo del PAN y el mérito de todo lo que construyó Miguel Ángel para lograrlo, al parecer se quedaron al margen de muchas inconsistencias y agravios con la militancia que en el 2018 no se puso la camiseta por la continuidad, casos específicos de brazos caídos y con inclinación por MORENA que posteriormente se supo.

Dos años de gobierno para regresar a la oposición es el reciente papel protagónico del panismo, aunque con una presencia significativa de alcaldes panistas que no terminan de acomodarse entre el grupo de los Yunes y el creado ante las circunstancias por Joaquín Guzmán.

Aunque hoy el comité estatal del PAN sale a señalar el desgobierno de MORENA, que eco podrá tener ante la sociedad cuando el actual comité estatal del partido está impugnado por la elección de noviembre del año pasado.

Joaquín Guzmán Avilés, quien el día de la elección se acostó ganando y se levantó perdiendo, con el uso de los votos nulos en su contra, presentó inconformidad por el desaseo de la elección con un partido que debido a los desencuentros ya generó nuevas corrientes, con grupos más polarizados y sin la posibilidad de ser una oposición que pueda encarar las fallas del gobierno inexperto de la cuarta transformación.

El PAN también pagó con un alto costo por cerrarse ante los ciudadanos, no permitir el crecimiento de militantes y simpatizantes, en algún momento le pasó como al PRI, empezó a generar iconos veteranos, por no decir longevos que elección a elección se hacen candidatos y los famosos pluris, que cuando no son ellos, son parte de su equipo. Los de debajo se cansaron de empujar la carreta, muchos se fueron para no volver.

La impugnación a Pepe Mancha puede durar meses, puede seguir hasta el 2020 sin resolverse, cada día que pasa, es uno que se pierde para poder elegir nuevos cuadros, nuevos rostros, sanar las heridas, pero también un trabajo que los ponga de frente ante el ánimo ciudadano cuando MORENA está construyendo cuadros y estructura electoral sin que ningún partido lo señale.

Sino hay señales claras de cambio en el partido, la vocación democrática del PAN será sólo un triste recuerdo y una eterna oposición.