SE DICE QUE 

Gabriel García Esquivel

Se dice que 

Gabriel García Esquivel

Joaquín Guzmán, si se pudo.

Desde la semana pasada se sabía que Joaquín Guzmán Avilés habría sido ratificado por la comisión de justicia del comité nacional del PAN y con ello se desechaba la impugnación de Mancha Alarcón. Este lunes circuló el documento oficial con fecha 4 de noviembre donde se rechaza la impugnación interpuesta por Pepe Mancha, así pues, el panismo tiene nuevo presidente, quien podría rendir protesta el miércoles por la mañana, muy probablemente en el comité nacional. El chapito llega en el momento que la entidad requiere una oposición que además de fuerte pueda contribuir con la sociedad y los sectores que no han encontrado voz a sus demandas, pero también tendrá la oportunidad histórica de poder calmar los ánimos, restaurar los comités municipales y abrir el espacio a la militancia, además de invitar a más ciudadanos para poderse sumar al partido que podría dar la gran sorpresa en el 2021 ante las torpezas de Cuitláhuac García. Joaquín Guzmán le toca asumir el nuevo encargo cuando se sabe que desde palacio de gobierno están cocinando la detención de Pepe Mancha por estar vinculado a empresas familiares con las que se adjudicó millonarios contratos, ostentando la presidencia del comité estatal del PAN, pero también es ir por un actor político muy cercano a la familia Yunes. Pepe Mancha fue más candidato de Miguel Ángel Yunes Márquez que del propio papá. Después de que perdieron la elección a la gubernatura, dándole el paso a MORENA, en el norte del estado, Yunes Linares habría ubicado a Joaquín Guzmán como una figura clave del panismo y dejó entrever que es un personaje decisivo para construir un proyecto ganador; para recuperar la gubernatura, pero Yunes Márquez renunció a esa posibilidad, candidateando a un empleado y no un aliado del tamaño de Guzmán Avilés. Desde entonces sonaron los tambores de guerra y tras dos elecciones para la renovación del comité estatal el chapito los dobló dos veces en las urnas. Los Yunes se ven reducidos en poder político con la derrota en la elección, la salida tempestiva de Jorge Winckler de la fiscalía y ahora sin presidencia del partido. Si morena decide ir por Pepe Mancha, quizás lo victimizaría innecesariamente, otro escándalo político que no le conviene a Veracruz; el panismo, una buena parte de él estaría obligado a defender a un militante, cuando existen otras prioridades al interior del partido.

Hay muchas cosas que Joaquín debe priorizar en su mandato al frente del PAN, recorrió de norte a sur el estado, sabe que los desquebrajó y cuáles son los temas que en los comités municipales tienen a la militancia encolerizada y rabiosa, entre ellas las famosas coaliciones que desfondaron al panismo. Es la gran oportunidad de valorar que se hará con las alianzas del futuro, porque la de MORENA y el Verde Ecologista son una realidad. El PAN tiene más posibilidades que el PRI, pero también el partido en el gobierno ya tiene una estructura electoral entre empleados y beneficiados con los programas de gobierno que darán la batalla. Si Joaquín supera todas esas adversidades, será recordado como un gran presidente, pero también estará en la antesala de ser aspirante a gobernador por el PAN, al menos en el norte del estado, lo dan por hecho.