Por las banquetas

De comodato y suspensión

"Nada es más despreciable que el respeto basado en el miedo"

Albert Camus

Las 6 hectáreas que se compraron en el trienio de Tito Delfín Cano para construir la Segunda Planta de Tratamiento de Aguas Residuales en el barrio El Terraplén "están en comodato y no se han escriturado a nombre del Ayuntamiento de Tierra Blanca por pura desidia", ya que los documentos del comodato están en la oficina que tiene en Tierra Blanca el Notario Público Ricardo Diz Herlindo.

El director de Patrimonio Municipal, Celino Molina Ríos, que en la pasada administración municipal estuvo primero como director de Recursos Humanos y después como director de Patrimonio Municipal, cargo en el que termino el cuatrienio declaró que en la Dirección de Patrimonio "no hay un documento que avale que el Ayuntamiento de Tierra Blanca es dueño de esas 6 hectáreas que fueron compradas para construir la planta de tratamiento de aguas residuales que tendría un costo de 42 millones de pesos", de los que se aplicaron alrededor de 20 y la obra sanitaria quedó inconclusa, con un avance apenas del 25 ó 30 por ciento y está en total abandono.

Y es lamentable que el director de Patrimonio Municipal salga a decir que no se cuenta con un documento que acredite la propiedad de las 6 hectáreas que se compraron en el trienio 2011-2013 "y pone en evidencia su falta de capacidad para cuidar el patrimonio municipal, que no le está sirviendo de nada al Preciso, ya que después de estar tres años como director de Patrimonio Municipal no procure poner en orden todas las propiedades del Ayuntamiento sabiendo que se tiene la posesión".

Pero no son solamente de las 6 hectáreas que se compraron para la planta de tratamiento de aguas residuales no hay documento que acredite la propiedad o la posesión en la Dirección de Patrimonio Municipal, tampoco los hay de otros predios, es más, "ni siquiera de la hectárea que se compró para ampliar el cementerio San Pedro, Celino trae perdido el Título de Propiedad que le fuera entregado en un evento oficial".

Los campos de fútbol Los Gemelos, el estadio de béisbol Gustavo Fernández (Burjois) Realí, los espacios deportivos Puerta Negra, El Terraplén, entre otros predios que tiene años en posesión del Ayuntamiento, en la Dirección de Patrimonio Municipal no hay un documento que acredite que el Ayuntamiento es el dueño y no se ve que, a quien fuera Tesorero con Miguel Ricardo Pulido y dejara una deuda de 9 millones de pesos, "le interese conseguir el Título de Propiedad o Escritura de todos aquellos predios que el Ayuntamiento tiene en posesión desde hace muchos años".

Se sabe que en algunas administraciones municipales algunos funcionarios del Ayuntamiento se hicieron de algunos predios que tenía en posesión el Ayuntamiento y de otros que presentaban algún conflicto testamentario o estaban en el total abandono, lo mismo hicieron algunos comisariados ejidales para quedarse con algunos lotes en la zona urbana ejidal, "prácticas que no aún no han terminado".

Por ejemplo: el terreno que se encuentra en la colonia Pemex, que da de calle a calle, es decir, de la calle Aldama a la calle Abasolo, entre las calles Julio Martínez y La Fragua, un terreno que en el periodo de Victoriano Delfín Ruíz fue donado al Ayuntamiento por el ejido Tierra Blanca, "un terreno de 1 mil 798 metros cuadrados", del que no se tiene ningún documento, que no se cuenta con un contrato de arrendamiento ni con un acta de asamblea ejidal que hable de la donación, sin embargo casi la mitad del terreno ha sido vendido , "todo el frente que da a la calle Abasolo es ya de un particular".

Vamos a ver entonces en qué para lo de las 6 hectáreas que se compraron en el trienio de Tito Delfín Cano y que ahora se sabe están en comodato, firmado por el síndico de ese entonces, por El Chicles y que los documentos se encuentran con el Notario Ricardo Diz Herlindo, "quien se quedó esperándolo para escriturar las 6 hectáreas a nombre del Ayuntamiento, escritura y honorarios que ahora tendrá que pagar El Preciso".

¿Usted qué opina amable lector?

Haber tomado la decisión de suspender el Carnaval 2019 le va a acarrear muchas críticas al Preciso y quizás la perdida de alguna parte del dinero que se anticipó a quienes vendrían a amenizar los eventos que se llevarían a cabo los días que duraría el carnaval.

Sin embargo todo esto resultaría barato si por querer evitar las críticas se decide llevar a cabo el carnaval "y se diera un hecho violento en el que una o varias personas inocentes perdieran la vida", no habría más culpable que el Alcalde por haber decido organizar la fiesta más importante para los terrablanquenses sin tomar en cuenta los sucesos violentos que estaban ocurriendo en la ciudad, que si bien es cierto que ningún ciudadano inocente perdió la vida, "puede darse que en un enfrentamiento entre las fuerzas armadas y los grupos delincuenciales, algunos ciudadanos queden en medio de la balacera".

Durante los días que dura el carnaval, son miles de personas las que salen a disfrutar por las noches, la avenida Serdán se convierte en un mar de gente, miles de personas, en su gran mayoría jóvenes, "se divierten hasta el exceso y sin inhibiciones", mientras que en los dos paseos de carros alegóricos y comparsas, domingo y martes de carnaval, "las calles del recorrido se ven abarrotadas de terrablanquenses que salen a chiflar, gritar o aplaudir a los que van pasando, disfrutando con singular alegría de una caguama bien fría.

Aunque el carnaval es la fiesta más importante y esperada por los terrablanquenses, también ha perdido el aspecto familiar de antaño "para convertirse en la cantina y mingitorio más grande de la ciudad", que con los rayos del sol el agua de riñón despide un olor nada agradable, teniendo que lavar muy bien la banqueta y las cortinas de los negocios por la mañana los días que dura el carnaval.

Seguramente alguien pueda preguntar qué seguridad hay que durante las fiestas de carnaval pueda ocurrir un hecho violento, "pero tampoco se puede asegurar que no se dé", y más con la espiral de violencia que azota todo el estado y cuando se ve que los encargados de la seguridad de los veracruzanos "no tienen la capacidad para frenarla".

Vale más aguantar todas las críticas hoy por tomar la decisión de suspender el carnaval "y no mañana el linchamiento de la ciudadanía por llevarlo a cabo sin tomar en cuenta la violencia de los últimos días en la ciudad y se suscite un hecho violento donde alguien o varios encuentren la muerte".

¿Usted qué cree guapachoso lector?