De cuotas y pacto

"Engullimos de un sorbo la mentira que nos adula y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga"

Denis Diderot

No hagas cosas buenas que parezcan malas ni malas que parezcan buenas.

Las cuotas que para deslindarse de toda bronca dicen los jefes de sector, supervisores y directores escolares que son acordadas por los padres de familia en una Asamblea al inicio del Ciclo escolar, deben servir para mejorar las condiciones en que estudian sus hijos en el plantel educativo, "sin embargo no ha sido así en muchos casos".

Las autoridades educativas tanto federales como estatales, no se casan de decir que la educación básica en México es laica, obligatoria y gratuita, "por lo tanto en ninguna escuela de nivel básico, es decir, preescolar, primaria y secundaria se debe cobrar alguna inscripción para que el niño forme parte de la matricula escolar y que por ningún motivo se le deben retener los documentos cuando el papá o la mamá del alumno los solicite, que es indebido y se atenta contra el derecho a la educación que tienen los infantes, hecho que si es denunciado puede llevar a que el director de la escuela pueda ser sancionado".

Sin embargo ante el abandono que tienen las escuelas de los tres niveles de gobierno, los padres de familia aleccionados por los profesores del plantel educativo "proponen una cuota que sirva para darle mantenimiento a las instalaciones y para otras necesidades que tiene la escuela"; en algunas escuelas son los padres de familia los que se encargan de pagarle al Conserje, aunque también hay que decirlo: hay escuelas que tienen Conserje pagado por el Sector Educativo y es como si la escuela no lo tuviera, y en algunos casos son los alumnos quienes hacen la limpieza de los salones de clase.

Y como el dinero es el estiércol del diablo, pero sirve para regar los jardines del Señor, el dinero de las cuotas que acuerdan los padres de familia en una Asamblea al iniciar el ciclo escolar ha provocado serios escándalos, "sobre todo en aquellas escuelas con una abultada matricula escolar, en la que las que las Sociedades de Padres de Familia juntan decenas de miles de pesos, a las que suma un sinfín de cooperaciones durante todo el ciclo escolar".

Quien olvida el reclamo de los padres de familia por los uniformes deportivos, pants y tenis para el desfile cívico y deportivo del 20 de noviembre o los reclamos porque los gastos de la Sociedad de Padres de Familia no cuadran o de plano se gastaron el dinero en contubernio con el director, "aunque éstos alegan que nada tienen que ver con las cuotas, siempre están inmiscuidos, tan es así, que cuando una madre o un padre de familia no ha cubierto la cuota establecida por la Sociedad de Padres de Familia o tiene algunos otros adeudos con la escuela, es el director del plantel educativo quien retiene los documentos de los alumnos, más cuando éstos han concluido el nivel de estudio, no los quieren aflojar hasta que no paguen lo que deben los papás o las mamás, sin importarles violentar el derecho que tienen los niños a la educación".

Han hecho llegar hasta este tecleador, que para el nuevo ciclo escolar, 2019-2019, "hay escuelas primarias en la cabecera municipal en las que los padres de familia acordaron cuotas que van de "los 200 pesos hasta los 900 pesos y que en algunas se resisten a inscribir a los niños si los padres o las madres se niegan a pagar la cuota acordada"; sin dejar pasar que hay escuelas como la telesecundaria Rosario Castellanos en la que las madres de familia denunciaron públicamente, "que si no pagan la directora de la telesecundaria no les daba el certificado de estudios ni la carta de buena conducta de sus hijos". Así que, lo que parece una buena intención ha servido de provecho para unos cuantos.

¿Usted qué opina amable lector?

Resulta cierto, por lo menos así lo parece, que el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa pactó su entrega con Enrique Peña Nieto. "No me detuvieron, yo me entregue a cambio de que dejaran en paz a mi familia", dijo en entrevista con Ciro Gómez Leyva, quien está preso en el Reclusorio Varonil Oriente, en la Ciudad de México.

Duarte de Ochoa, precisó, que el acuerdo se realizó con autoridades del Centro de Investigación Nacional (Cisen), de la Secretaría de Gobernación (Segob) y de la entonces Procuraduría General de la República (PGR).

Y el exgobernador aseguró que fue "extorsionado por Alberto Elías Beltrán", encargado en ese momento de la PGR para que dejara en paz a su familia y le reclasificara el delito de delincuencia organizada por el de asociación y que desde el Reclusorio Norte, también en la Ciudad de México, pagó a Elías Beltrán y que también se vio beneficiado Felipe Muñoz Vázquez, titular de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido). Y según Duarte de Ochoa, a través de un amigo, "Enrique Peña Nieto le obsequió una considerable suma de dinero para ayudarle, ya que el expresidente tenía cargos de conciencia por la persecución que vivía".

Previamente Duarte ofreció información valiosa y privilegiada sobre funcionarios de alto rango que formaron parte del gabinete de Enrique Peña Nieto, a través de una carta que envió a la Fiscalía General de la República (FGR), "el exgobernador hizo oficial su intención de revelar información relevante".

"Cuento con información valiosa y detallada en contra de diversos exfuncionarios, misma que pudiera ser de utilidad para la integración de las indagatorias", dice la carta que fue leída por Ciro Gómez Leyva. Y en la carta solicitó Duarte al fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, "a que gire órdenes para que se le tome declaración en las instalaciones del Reclusorio Varonil Oriente con el objetivo, según Duarte, de contribuir con la procuración de justicia".

La condena de 9 años contra el ex Gobernador Javier Duarte de Ochoa generó indignación e ira en las redes sociales en septiembre de 2018. Un comentario común entre los veracruzanos fue: "Le salió barato" al ex Gobernador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) enriquecerse con dinero público".

Activistas y organizaciones plantean que la Procuraduría General de la República (PGR) actuó, por instrucciones del ex Presidente Enrique Peña Nieto, para encubrir al ex mandatario de Veracruz.

Felipe de Jesús Muñoz Vázquez, titular de la Subprocuraduría Jurídica y de Asuntos Internacionales de la PGR, salió el pasado 27 de septiembre sólo para confirmar "que en tres años Javier Duarte podría salir de prisión". Lo que deja en claro, que no fue el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares quien detuvo a Duarte de Ochoa, "sino que éste pacto su entrega con Peña Nieto a cambio de que dejaran en paz a su familia y que el exgobernador está a punto de dejar el Reclusorio".

¿Cómo lo ves sorprendido lector?