De filosofía y cosas peores

De filosofía y cosas peores

Michael Torresini

La guerra comercial entre Estados Unidos y China está afectando las bolsas de valores de todo el mundo-empezando con Wall Street y seguido por México. Afortunadamente, siempre hay el otro lado de la moneda, y en este caso el otro lado produjo una ventaja mucho más importante para México. En los mercado el factor psicológico es muy relevante; y aquí el testarudo Trump se debe de haber sentido solo e intimidado por el gigante asiático-frente al cual sus viejos socios son "a piece of cake", vaya, pan comido-de allí a uno de los eslóganes principales de la revolución francesa-la unión hace la fuerza: el presidente de EEUU pidió a Canadá y a México un favor ofreciendo un trueque, por así decirlo. La Casa Blanca aceptó levantar los aranceles en 48 horas a cambio de que México y Canadá implementen un sistema de control sobre las importaciones para que no entren a Estados Unidos metales provenientes de China. De acuerdo con lo que publicó el viernes pasado el Washington Post, en las siguientes 48 horas también se reducirá el impuesto al aluminio.

Tras conocer el anuncio, el director general de Altos Hornos de México (AHMSA), Luis Zamudio, señaló que con la nueva medida se reactivará el mercado del acero. El empresario dijo que la Secretaría de Economía está haciendo un buen trabajo y espera que se elimine la cláusula 232, que da vigencia al arancel impuesto por Trump.

Por su parte, la Canacero felicitó al Gobierno de México, Graciela Márquez y el subsecretario para América del Norte de la SRE, Jesús Seade que lograron llegar al acuerdo alcanzado entre México y EU. "Consideramos que este es un paso firme y muy positivo para la industria de toda la región y un gran avance hacia la firma del nuevo T-MEC.", señaló el organismo. En tanto, el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y su similar de Estados Unidos, Donald Trump, celebraron el acuerdo que, según los empresarios, despejará en las negociaciones comerciales. Os acuerdo que el año pasado México, Estados Unidos y Canadá firmaron el T-MEC para sustituir el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)-y de paso os acuerdo también lo que comenté yo, que es la cosa más importante de todo, que cuando en momento difíciles el equipo antecedente decía que no hay que preocuparse, que se buscarán otros socios comerciales, eran sofismas-o mamadas para decirlo en jarocho. ¿¡A donde está un país tan rico y cerca como Estados Unidos, y Canadá?!

Os acuerdo también que México tocó a la puerta del primer mundo en 1994: México, Canadá y Estados Unidos firmaron el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el 17 de diciembre de 1992 y entró en vigor el 1 de enero de 1994. A partir de la firma del TLCAN los tres países han trabajado conjuntamente para incrementar su competitividad y el bienestar de sus ciudadanos. Todos beneficiaron de esta gran unión comercial-y México más que todos, pues exporta a Canadá el doble de lo que importa, y un buen 30% más a EEUU. Para México fue un verdadero maná, pues este país tercermundista se incluyó en América del Norte-de jure et de facto. Por arriba de tener un enorme superávit con sus socios, todo el mundo empezó a verlo como la antecámara de Estados Unidos. Admito que para EEUU y Canadá no le fue tan bien como para México, pero le fue bien de todo modo. Estaba en Canadá cuando Brian Mulroney, Bush padre y Salinas firmaron el acuerdo. Y fijase que el primer ministro canadiense no gozaba de mucha popularidad-que sin embargo mejoró mucho con la firma del tratado. El NAFTA no mejoró solamente la posición de México en el mapa del mundo económico: a lado de la geografía socioeconómica, hay antes todo la geografía física y la geografía política. Yucatán lo ejemplifica idealmente: es el nombre de una península que incluye tres estados mexicanos-Campeche, Yucatán, Quintana Roo y una república-Belice. Ahora pues, Belice es parte de América central, en las placas de los vehículos se lee-Belice, C.A. De allí se puede fácilmente llegar que la parte sureña de México pertenece a América Central-y progresando sobre este hilo conductor, se puede decir que todo México es parte de América Central y NO América del Norte. Desde el primer de Enero 1994 México fue ANEXADO a Norteamérica.

Yo sé de las placas, ya que permanecí en Belice casi dos meses. Lamentablemente bajé desde Canadá con un coche deportivo y hasta saqué un record de libro Guinness: Desde Belice city, la capital de 60,000 habitantes-todo el país no llega a 200,000-a Punta Gorda, 40 kilómetros, demoré cinco horas con este coche. A veces me paraba e iba a ver dónde podía meter las llantas...Es el peor país del mundo y me quedé casi dos meses. Pasado mañana os relataré mis aventuras de Belice contestando a esta pregunta.