ACERTIJOS

Acertijos

*Fácil es borrar las fotos. Difícil es borrar los recuerdos. Camelot.

AQUELLOS AÑOS DE LOCUCION (DIA DEL LOCUTOR)

Fueron los años de trabajo fecundo. Donde vivíamos y se nos pagaba por hacer algo que nos gustaba. Ser locutor de radio en cabina, un lujo que uno se podía dar. La cabina eran sueños, eran esperanzas, era platicar con la gente y llevarlos a caminos insospechados. Algunas veces, como decía el poeta, soñando. Que la vida todo es sueños y los sueños sueños son. Mis años en una cabina o en una estación de radio, primer en mi pueblo, Tierra Blanca, luego en el puerto de Veracruz y al final de esa carrera, en Orizaba, en la XEOV Radio Moderna, una buena estación que aquí venimos a inaugurar Carlos Girón Mirón (El Querido. QEPD), y Yo Mero, allá por el año 1968, presente lo tengo yo, hasta que un día la abandoné, como se abandonan los zapatos viejos y me metí de lleno a los negocios (Agosto de 1973), desde esa fecha soy libre como el viento, sin patrón ni jefe, más que el mismo cielo que me mira y la noche cuando oscurece y cobija. Y me acuerdo de aquellos colegas orizabeños, Ángel Marín, recientemente fallecido, el compayito, y Miguel Reneaum Alcocer, cuando iniciamos aquellos tiempos de la radio, en la modernidad. Orizaba había dado excelentes locutores, recuerdo a uno de ellos, Marco Aurelio Moncada Krauss, ya fallecido, y también en mis vivencias conocí al gran Ramiro Garza, el mejor programador de México, de aquella legendaria Radio Variedades. Tantas y tantas cosas que llegan a la mente, los gloriosos aniversarios y los eventos en el teatro Llave, las visitas de los grandes cantantes, los aniversarios de mi pueblo, en la XEJF de Tierra Blanca, con los Canarios, padres de los Joao, en aquellos aniversarios perrones. Con mi padre al frente de esa empresa radiofónica, misma que tiene toda la vida en manos de una generación o dos nuestras, con mi hermano Enrique y nuestros hijos haciendo radio y formando pareja ahora con el diario Crónica de Tierra Blanca. Y en Orizaba con La hora de los novios, y Por parejitas van sus favoritas, y todos esos programas que la gente aún recuerda, con el gran tema Toma Cinco (Take Five) de Dave Brubeck, que se utilizaba cuando cerrábamos programación, a las 7 de la noche con ese permiso para trabajar así. Oh tantas cosas que se pueden platicar. Those where the days my friend, diría la bella canción de Mary Hopkins. Esos fueron los días, mi amigo.

LA BEBES O LA DERRAMAS

Hace unos 20 años, en México solo existían dos cadenas fuertes de televisión. Televisa y TV Azteca, allí la bebías o la derramabas. Costaba un huevo y la mitad del otro entrar y posicionarte de un buen sitio, ya fuera como conductor de noticias o comentarista deportivo y hasta de sociales. Cuando la guadaña llegaba había que ir al exilio, o a llorar con su derrota y a darle su amor a otra que lo sepa comprender. Muchos salieron por las puertas grandes: Jacobo, Raúl Velasco, Joaquín López Dóriga y ahora Carlos Loret de Mola, el último de los mohicanos caído de la gracia presidencial. El mismo Ciro Gómez Leyva, cuando tomaron de un golpe de estado la televisora Canal 40, de Moreno Valle, se acomodó donde pudo, hasta llegar ahora a la otra gran cadena de señal abierta, Imagen, donde lidera y es el rey de la información, al menos el más visto en el noticiero nocturno. Es memorable aquella partida del gran José Ramón Fernández, que al dejar su casa por años se refugió en las nuevas cadenas de Cable. Con Joserra huyeron muchos que hoy son catalogados como los mejores comentaristas deportivos: Faitelsson, Gómez Junco, Orvañanos, Fernando Schwartz y una gran camada de ellos. Creció el país y llegaron las cadenas Fox, ESPN y CNN y chamba para los nuevos conductores, que han sido despedidos. Las cadenas de Cable se volvieron tan fuertes como las de señal abierta, o más. Los torneos de futbol americano, tenis mundial, el soccer en Europa y la Champions los lleva a contratar a los mejores. Un caso de ellos es el de Javier Alarcón, que un tiempo fue el mandamás de Televisa Deportes y un día le dieron una patada por el trasero y se refugió con Ciro Gómez Leyva en su noticiero de Imagen y en la barra deportiva. Pues ahora anuncia ESPN que se lo lleva contratado a su entorno, a conducir en diciembre con un equipo de análisis deportivo, un magno programa estelar. Bien por eso. Es un buen conductor y analista. Remátala, David.

www.gilbertohaazdiez.com