Gabriel García Esquivel/ Crónica de Tierra Blanca.

Las debilidades de Pepe Yunes.

Américo Zúñiga Martínez, sale de la presidencia municipal de Xalapa, para asumir la del comité estatal del PRI, si no hay marcha atrás, la llegada del edil priista al partido es una señal clara de que el candidato a gobernador será el senador Pepe Yunes. El nombramiento de Alejandro Montano Guzmán como delegado federal de la (SEGOB), Secretaría de Gobernación, quien rinde protesta este lunes, es otro indicio de la llegada de actores priistas a posiciones claves para operar la elección, aunque Montano Guzmán, es de los cartuchos más quemados y reciclados del PRI en los últimos 10 años, sin representación, mucho menos acercamiento con las tribus priistas.

Américo Zúñiga, es un priista cercano al grupo de Pepe Yunes, siempre han caminado juntos, la relación, empezó con el padre del actual munícipe xalapeño, fiel promotor del proyecto de Pepe Yunes Zorrilla como gobernador.

La llegada de Alejandro Montano es una posición del ex gobernador de Veracruz, Miguel Alemán, quien fue su colaborador y responsable de su seguridad durante su periodo de gobierno.

Aunque no se ven señales de gente cercana a Fidel Herrera, lo cierto es que los primeros movimientos, son parte de los acuerdos con el priismo nacional y el candidato del PRI, Pepe Meade.

El PRI está consciente que tiene todo en contra, pocas cosas a su favor.

Están preocupados por ocho distritos, que son fundamentales para ganar la elección, en donde a partir del próximo primero de enero serán gobernados por alcaldes emanados del PAN, lo que hará más difícil la operación del PRI, y el intento por recuperar la gubernatura.

Huatusco, Los Tuxtlas, Cosamaloapan, Veracruz, Boca del Río, Córdoba, y la zona norte del estado están en manos del PAN y sus partidos aliados con la posibilidad de retener la gubernatura.

Para los seguidores de Pepe y sus estrategas de campaña, hay algo que no deben perder de vista. El daño colateral que representó el gobierno de Javier Duarte, al igual que el de Fidel Herrera. El PAN sigue recurriendo y lo hará, el enfatizar el nombre de los responsables de la tragedia económica, seguridad y política que vive la entidad veracruzana.

Pero sobre todo que políticos beneficiados por el fidelismo y el duartismo, sigan operando para el senador Yunes Zorrilla, sin duda, le lloverán reclamos por la presencia de gente como Juan Humberto García, (fidelista) Elena Zamorano (fidelista-Duartista), Ranulfo Márquez (Fidelista), Carolina Gudiño (fidelista), Nelson Cano (Duartista), Sonia Ramírez Trujillo (Fidelista, Marcela Aguilera Landeta (Fidelista, Duartista, Agrarista, y según el nivel de hambre y traición que convenga). Estos son apenas algunos rostros del nuevo PRI que están operando para Pepe Yunes. La pregunta es con ¿qué cara llegarán a pedir el voto?

Pepe Yunes lo sabe, pero no tiene mucho de donde jalar, sin duda son sus debilidades que laceran la fortaleza de su trayectoria. Pero sin duda, el enemigo interno más grande que tiene el senador es la simulación de los priistas, en zonas como la cuenca del Papaloapan, varios de sus correligionarios, haciendo campaña para Miguel Ángel Yunes Márquez, virtual candidato del PAN a la gubernatura.

En MORENA están pensando en sacudirse paulatinamente a ex candidatos perdedores que se pelearon con sectores de la sociedad, como en el caso de Tierra Blanca, que su fallido postulante Miguel Ángel Ochoa Cruz, terminó por demandar a sacerdotes, el obispo, con un discurso de odio, aunque al final de cada mensaje, este lo sellaba con un "Dios los bendiga queridos hermanos". El Pirri, ahora busca reincorporarse a la actividad religiosa, pero después de tanta blasfemia e intimidación a los católicos que no votaron por él, como podría estar de nuevo, en la casa de DIOS. El expediente PES 125/ 2017 es un relato completo de como el Pirri, desquiciado y aturdido por el poder, hizo de la religión que profesa, un blanco de ataques y falsedades. Será que lo veremos de nuevo, celebrando misa.