Veracruz, Ver.- Cerca de 80 obras públicas fantasma, durante la administración de Javier Duarte, jamás se iniciaron, fueron abandonadas o se realizaron con deficiencias graves, incluso, algunas se asignaron sin pasar por un proceso de licitación, para un total de 91 millones 441 mil pesos en daño al erario; esto tras una auditoría del Orfis.

Del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden), Obra Estatal Directa, Fondo de Fortalecimiento Financiero y del Fondo de Contingencias Económicas para inversiones, provinieron los recursos para estas obras.

Cabe mencionar que la revelación del Orfis sucede un día después de que el Presidente Enrique Peña Nieto, reclamó que no todos los males en el país se deben a la corrupción y en momentos en que se analiza el uso de recursos como el Fonden para aliviar la reconstrucción de las entidades afectadas por los sismos de septiembre.

Publica que decenas de estas obras aparecieron para su licitación a cargo de empresas con el mismo representante legal e incluso el mismo domicilio fiscal, lo cual facilitó su asignación y simuló el destino de los recursos en ese entonces ante el Orfis.

Refiere que el Orfis acusa al exsecretario de Infraestructura y Obras Públicas, Tomás José Ruiz González, de omitir el pago de cuentas pendientes por mil 793 millones de pesos y que la auditoría reveló 84 observaciones, entre las que se encuentran la revisión a la cuenta de anticipos que al 31 de diciembre de 2016 presentaba un saldo de mil 82 millones de pesos. Asimismo menciona que documentos del Orfis reflejan una diferencia de 32 millones. Además, en 146 hojas, se reportan decenas de obras públicas que no se realizaron, se realizaron a medias o no tuvieron la calidad debida.